San Manuel González, "eucaristizador" de Huelva

Dar a conocer la figura y la obra del nuevo santo, haciendo memoria de su paso por Huelva como evangelizador-"eucaristizador" de la comunidad cristiana, haciendo de su legado pastoral fermento para el presente y el futuro de nuestra Iglesia.

miércoles, 28 de febrero de 2018

MARZO. CRONOLOGÍA DE SAN MANUEL



EL MES DE MARZO
EN LA CRONOLOGÍA DE SAN MANUEL GONZÁLEZ.
Fundación en Huelva de las Marías de los sagrarios
y de la redacción de “Lo que puede un cura hoy”


Ildefonso Fernández Caballero


El mes de marzo tiene en la cronología de San Manuel González un relieve excepcional, sobre todo por lo que se refiere a su estancia en Huelva, durante los años 1905 a 1916.


El día 1, año de 1905 fue nombrado Cura de la Parroquia Mayor de San Pedro de Huelva.
El día 9 tomó posesión.


"Llegado el tercer día, escribe D. Manuel,me presenté de nuevo al señor Arzobispo.
Sr., aquí me tiene para repetirle lo que le dije el otro día; ¿Cuando quiere que me vaya a Huelva?
Pero, ¿así? ¿tan decidido?
Sí, señor; completamente decidido. Ahora, que, como a mi Prelado debo hablar como al Jesús de mi Sagrario, debo decirle que me voy a Huelva tan decidido en mi voluntad como contrariado en mi gusto.
Me lo explico y no me extraña; espero que ese desprecio de su gusto, para abrazarse a la voluntad del Prelado le ayudará mucho en su misión en Huelva. Sé que es Vd. muy joven para un Arciprestazgo tan importante y para lo malo que está aquello; yo he vivido allí y lo conozco, pero ¡no importa!
Vaya, pruebe y si no le va bien, se viene.
La puertas de este palacio siempre estarán abiertas para Vd.; y en mí siempre tiene un Padre a quien le puede contar todo, que lo recibirá con los brazos abiertos ».
«El 1 de marzo de 1905 –anota él mismo–, fuí nombrado Cura Ecónomo de san Pedro de Huelva; tomé posesión el día 9 del mismo. El 16 de junio del mismo año fui nombrado arcipreste».
Fue nombrado Cura ecónomo o regente porque el Cura propio, D. Manuel García Viejo, vivía aún, aunque ya muy anciano y achacoso.
Al dar cuenta el Arzobispo a unos católicos onubenses del nombramiento que acababa de hacer, les dijo: «Envío a Vds. una alhajita».


EL DÍA 4 DE MARZO DE 1910, EL BEATO MANUEL GONZÁLEZ FUNDÓ EN HUELVA LA OBRA DE LAS TRES MARÍAS DE LOS SAGRARIOS CALVARIOS Y DE LOS DISCÍPULOS DE SAN JUAN.

La Obra de las tres Marías de los Sagrarios Calvarios nació ciertamente con un esencial y decidido propósito de adoración reparadora. «...Vidas...consagradas a dar y buscar organizada y permanentemente al Corazón de Jesús sacramentado reparación de su abandono exterior e interior en sus tres manifestaciones eucarísticas de Misa, Comunión y presencia real permanente por la compañía de presencia, de compasión, de imitación y de confianza». Pero tiene en el pensamiento de don Manuel otras características que son también esenciales: cooperar inmediatamente en el fin apostólico de la Iglesia; es una obra predominantemente de seglares; nace en la parroquia con ánimo de colaboración, según su condición específica, con los pastores; los miembros de la asociación la constituyen a la manera de un cuerpo orgánico que obra bajo la dirección superior de la Jerarquía. Tiene, pues, todas las características requeridas más tarde por el Concilio Vaticano II para que pudiera llamarse Acción Católica.

Es una obra de reparación, pero don Manuel la quiso de reparación con alas. Una reparación evangelizadora o para “eucaristizar” el mundo, como dijo el mismo Fundador.




Durante el mes de marzo del mismo año 1910 escribió en Huelva el libro Lo que puede un cura hoy.




En los casi once años de estancia del Santo entre nosotros, inició una caudalosa corriente de renovación religiosa que desembocó años más tarde en la creación de la Diócesis de Huelva. Pues bien, los principios que inspiraron su acción en Huelva quedan plasmados en este libro salido de su pluma en la Cuaresma de 1910.

.
En el prólogo a la cuarta edición de Lo que puede un Cura hoy, Cuaresma de 1923, escribía don Manuel:

«Era la cuaresma de 1910: ¡la misma Cuaresma en que vio la luz en el rinconcito de mi Parroquia la Obra de las tres marías de los Sagrarios Calvarios ! (...) ¡Gloria al amo! Trece años llevan volando estas paginillas por el mundo de las casas rectorales, de los refectorios y celdas de las Casas de ejercicios sacerdotales, y de los cuartos y clases de los seminarios, y de las manos y los ojos y las almas de los hombres de acción, y trece años lleva el Amo bendito por medio de ellas descruzando o levantando brazos, largos años inmóviles a fuerza de desalientos, y abriendo bocas y horizontes y corazones hacía tiempo cerrados a fuerza de pesimismos (...) Pues bien,cuando el Obispo de hoy ha vuelto a leer lo que escribió el Cura de ayer, por si era menester en la nueva edición correcciones o rectificaciones de conceptos, procedimientos, orientaciones, etc., se ve obligado a poner en la portada: Cuarta edición no corregida.


En cuanto a aumentada ¡Darían para tantos aumentos y ampliaciones las comprobaciones, que de la doctrina del libro me ha seguido ofreciendo la experiencia! (...) ¡Gloria, pues al Amo por los siglos de los siglos y gracia suya abundante para que acaben de enterarse todos sus consagrados de “ Lo que CON ÉL puede un Cura hoy, mañana y hasta el fin del mundo...!.»

En la Cuaresma de 1910- el 4 de marzo fue viernes siguiente al Miércoles de Ceniza- don Manuel González García redactó en Huelva el libro Lo que puede un cura hoy, Durante mis años de párroco en San Pedro, recibí no pocos sacerdotes de los países de habla Hispana en América. Venían a conocer la parroquia donde estuvo D. Manuel González y donde fundó la Obra de las Marías y escribió Lo que puede un cura hoy. Conocían y veneraban a D. Manuel porque en los seminarios de aquellas naciones, Lo que puede un cura hoy había servido como libro de orientación pastoral, y admiraban la obra apostólica de D. Manuel. En no pocos casos me sorprendió que conocían el nombre de Huelva y habían venido a ella no tanto porque fuera el lugar próximo al puerto de Palos de la Frontera, de donde salió Colón para la empresa descubridora y evangelizadora de América, cuanto por la fama y el aprecio que entre ellos tenían el libro y la acción pastoral de D. Manuel
                              

Para ver completo, pulsar aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario